LA ESCALERA  DE CARACOL Y LA HABITACIÓN DEL CLÉRIGO